ZAMPALIBROS

Abundan. Te muestran una de ochocientas páginas y observan (ufanamente): «Este fin de semana me la ventilo». Tú te quedas descolocado, vacilante, encogido. Intentas abrir la boca y te la cierran: «A mí esas finillas no me duran ni una tarde». Y tú bajas la mirada y contemplas con aprensión la novela corta que acabas de comprar, esa que pensabas paladear, manosear, exprimir ¡a conciencia! Por suerte, el zampalibros no tarda en despedirse, y se aleja calle abajo, llevándose a rastras su tóxica influencia.

 

Imagen extraída de:

http://plomonegro.blogspot.com.es/2007_09_01_archive.html

 

 

Anuncios

Acerca de plsalvador

Aspirante a pensador (2ª acepción)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a ZAMPALIBROS

  1. SBMontero dijo:

    jajajajja pues ni te me acerques, porque tengo el eBook – diox guarde muchos años a su bendito inventor-, que echa humo. Lo de zampalibros se me queda corto, cortito.

  2. Lavanda dijo:

    Triperos o sibaritas, he ahí la cuestión… 🙂

  3. Julia Navas dijo:

    No importa el grosor ni la cantidad, pero…yo miro mis estanterías y, salvo el quijote, Ulises, no sé…la Montaña Mágica, etc, etc, la mayoría de las buenas historias se desarrollan en unas 250 pag, arriba o abajo.. El corazón de las tinieblas, me parece que son 90. En fin que ahora se lleva la paja-pajita-paja, las descripciones tediosas y los inicios de cuestiones que no llevan a nada. Es lo que demandan estos nuevos lectores que han descubierto tarde el placer de la lectura y que devoran novelas como el que come una hamburguesa con patatas en un burguer de esos.

    • plsalvador dijo:

      Burguerbooks… Y como no mastican, no saben lo que comen. Son tragones que ni siquiera intentan saborear la sintaxis general, la frase poética, el adjetivo perfecto, la genial estructura. Solo les interesa la fritanga del cotilleo, el azafrán del falso suspense, la sal de la trama forzada y el vino morboso. Y los editores sirven la mesa.

  4. Marga dijo:

    A mí si una obra literaria, sea cual sea su extensión, no me engancha en fondo y forma en las ocho o diez primeras páginas que se dé por perdida. Dicho esto, los editores también tienen su gran parte de culpa. Parece como si quisieran justificar el precio con la abundancia de hojas. Vendiendo a peso, vamos. Aún me sonrojo al recordar a alguien, tocomocho en mano, pavoneándose de su obra de taitantas mil palabras…je, je… como si fuese a venderla a peso o a granel, quién sabe. Su tocomocho, verdaderamente grande y gordo, engordado sin ton ni son, hubiera agradecido una tala abundante, sin compasión, que además de aligerar el peso, también hubiera aligerado la historia ¿Qué fue de aquello de calidad antes que cantidad? Misterios del markéting y de lectores sin criterio.

    Abrazotes
    Yo que tú registraría lo del Burguerbooks. A no ser que te hayas levantado con la intención de regalar” ideas”…

    • plsalvador dijo:

      Sí, esta la regalo. El próximo mes hablaré de El Lector Inocente. En el blog La Cena de los Notables. Y luego pondré unas palabras aquí. El zampalibros analizado por Constantino Bértolo. Un artículo con sustancia… O substancia, que suena mejor aún.

  5. El eterno dilema sobre si el “tamaño” importa, supongo. Y del burro grande, ande o no ande. Gracias por intentar mantener nuestra cabeza despierta y la mente atenta, plsalvador.
    Un abrazo.
    Por ciertro, ya te terminé. Y, he de reconocer (supongo que porque soy un ingenuo para algunas cosas) que el final (o lo que sugiere [o al menos a mí me sugerie]) me ha sorprendido. Y esa última frase de “Egregios” ha hecho que me acuerde de otro tópico; “tanto en el amor como en la guerra todo vale (consciente o inconscientemente)”
    Un abrazo.

  6. plsalvador dijo:

    A mí no me importa el tamaño. Al zampalibros sí, pues lee tan rápido que de una corta se sale. En cuanto a Egregios, hay una pista para entender el final. Esta conversación:

    —Tus piernas están ahora más blandas que la otra vez.
    —¿Y eso es bueno o malo?
    —Yo no soy un experto en la materia, ni mucho menos, pero la parálisis que ahora tienes es más bien de tipo flácida, mientras que la anterior era claramente espástica. —Arrugó el entrecejo—. ¿Qué dijo el médico al respecto?
    —Él no habló de la blandura de mis piernas.
    —¿No te las examinó concienzudamente?
    —No, más bien superficialmente.

    Se admiten preguntas.

  7. Mar dijo:

    Me pierdo lo que escribís porque no sale en los registros, o no me sale en las notificaciones, o no somos amigos, o qué se yo…
    Esa idea del “burguerbook” va a traer cola, al tiempo… ¿No será que hacen los libros gordos para venderlos más caros, como si fuera al peso?

  8. plsalvador dijo:

    Es que la web está mal diseñada, Mar. Porque debería existir un foro común, un listado de blogs interesantes y ¡muchas más! notificaciones (este último problema es cosa de WordPress [creo]).
    (Yo) sospecho que la gente ya se ha acostumbrado al pan malo (http://notables.megustaescribir.com/2013/02/25/el-pan-malo-2/) y no quieren otra cosa: libracos con una buena dosis de susesp o de cotilleo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s