ESE GUSANILLO…

Cuando tenía siete añitos, me pasaba la semana esperando a que llegara la tarde del jueves. Y entonces salía corriendo del colegio, me iba corriendo a casa, le pedía el dinero a mi madre y volvía a correr hasta el quiosco. Ya de lejos distinguía la portada del nuevo Pumby (colgado con dos pinzas de tender). Me resulta imposible describir el gozo que sentía: ese íntimo regocijo que es propiedad exclusiva de los niños.

Desde entonces hasta ahora, pocas veces he vuelto a sentir algo similar. Me faltaba el anhelo, un apetito literario concreto, la sorpresa intuida. Y los libros «normales» no me proporcionaban ese placentero deseo. Sí, después había algunos que me gustaban (pocos [a decir verdad]), pero sin el capricho preliminar.

Y de repente ocurrió. Leí Olivo roto. Diferente. Tenía interés en el editor y pedí La cena de los notables. Ahí ya empezaba el gusanillo, de alguna manera sentía que estaba recuperando el viejo sentimiento.

Hace un rato recibí el premio del Concurso. El paquete. Con los cinco libros de Caballo de Troya. Lo he abierto. Los he manoseado. Papel crema (suave), interlineado generoso, portadas sencillas pero sugestivas… Ahí están, sobre mi escritorio. Sé que es martes (por la mañana), pero al niño de los jueves por la tarde le da igual.

Anuncios

Acerca de plsalvador

Aspirante a pensador (2ª acepción)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a ESE GUSANILLO…

  1. Whiralais dijo:

    Eso me pasaba cada vez que recibía libros en Reyes.

  2. Te ha salido precioso, plsalvador. Y tremendamente evocador… Todo un viaje a la añorada niñez… (de ida y vuelta).

  3. margarita dijo:

    Yo sentí ese gusanillo hace unos días al recibir un libro del gran ilustrador Danny Gregory. Pese a que los texos que acompañan las ilustraciones están en inglés y a saber que tardaré una eternidad en traducirlos y comprenderlos, sucedió :como cuando mi padre me compraba (se compraba) un Mortadelo y Filemón. Igual. Y a día de hoy, como a mi padre, un mortadelo, incluso más que releído, es capaz de arrancarme una sonora carcajada. Pura terapia enrgizante.

    Abrazotes

    • plsalvador dijo:

      Sí-sí. Hay que recuperar el gusanillo. Buscarlo. Quien lo haya perdido. Estar está. Y por eso he escrito este artículo (¿determinado?). Por si a alguien le sirve…

    • perla dijo:

      Yo todavía sé pasármelo teta, como un crío, vamos. Peor (que es mejor).

      • plsalvador dijo:

        Cuestión de actitud, supongo. Aunque en el continente intelectual también son necesarios algunos talentos.
        En otro orden de cosas, me inquieta (un poquillo) la puerilidad actual. Pensaba que la nueva generación lucharía denodadamente y no: la siento aún más superficial y manipulada que la anterior. Si Epicuro levantara la cabeza…

      • plsalvador dijo:

        Y lo digo por el gusanillo de marras, que está en peligro de extinción… o involución. En una frase: que nos han cambiado el gusanillo delante de nuestras narices y la mayoría aplaude (fervientemente).

      • perla dijo:

        Generación complaciente y complacida. El exceso de información innecesaria, de formación innecesaria, de imágenes que ya no es necesario completar con el ejercicio de la mente, todo esto -y no es lo único- están acabando con la actividad intelectual y la imaginación. Y es que no hay nada menos estimulante que esperar un caramelo y recibirlo. El bofetón que les espera, y no lo saben.

      • plsalvador dijo:

        Este comentario merece un artículo: “El bofetón que les espera (y no lo saben)”. Será el próximo y espero estar a la altura.

  4. Mar dijo:

    ¡Ese gusanillo y ese regocijo! El comentario de Perla es estupendo. Me ha recordado aquel programa, “La bola de cristal”, donde había una sección en la que la pantalla se quedaba en negro y una voz decía: “tienes 30 segundos para imaginar”. Ahora la gente cambiaría de canal, sospecho, pensando que vaya tontería o que es un fallo de la cadena.

    En fin… bofetones o no, está claro que imaginación, poca… Hasta han hecho corrales en los parques para encerrar a los niños, qué podemos esperar…

    Besos, PL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s