EL ÚLTIMO ARTÍCULO

Me dijo que sí, que era buena (profesional), pero que, de todos modos, enviase los manuscritos a otros agentes o editoriales. No lo hice, claro. Porque: supuestamente, ella iba a dedicar un tiempo (siempre valioso) a mi obra. ¿Te lo imaginas?: «Oye, que sí, que quiero representarte». Y: «Pues llegas tarde, querida».

Año y medio. Y al final: «Que no, que ya tengo demasiados autores». ¿Que por qué cuento esto? Porque estaba pensando: ¿Qué he hecho (yo) con mis obras estos últimos años? Pues eso, esperar, que los rechazos me llegan al año (o más). Si me llegan… Sí, seguí enviándolos de forma exclusiva: a un solo destinatario.

O sea: que con cuatro rechazos: cuatro añitos. O más.

En un mundillo editorial integérrimo… (¡Eh, no te rías!) Bien… Pues en un mundillo así, el editor instituye al autor. Alguien ha de hacerlo. Alguien ha de decir: este vale. Ahora bien (o mal): ¿qué pasa cuando el mundillo está corrompido?, ¿quién instituye al autor? Porque en un mundillo así, en este mundillo nuestro (el corrompido), los editores no publican lo que vale, publican lo que económicamente les interesa (y este interés [suyo] es a veces extremadamente complejo).

Resumiendo. Que ya he visto demasiado. Que ya he leído demasiado. Que ya sé demasiado. Sobre el mundillo (de marras). Y lo más probable es que abandone el convoy deletéreo. (…) Sí-sí, es posible. Algún buque feraz podría andar revuelto entre los contaminados… Pero no me voy a pasar media vida buscándolo…

Finalizando. Que si para este verano no me han fichado, me ficho (yo). Ya tuve mi editorial. Allá por el 2000. Física. En la Comunidad Valenciana: estábamos en todas partes. Incluso en comercios que no eran del ramo. Y muchas veces vendían más los pequeños. Un kiosquillo de barrio, por ejemplo. Tuvimos que dejarlo por cuestiones laborales (exceso de trabajo [del otro trabajo {qué tiempos}, que vivir de la literatura es dificilín-dificilón]). Pero bien. En total, 7.000 ejemplares. Aún me quedan 266.

Y aquí me despido. Así, pues, tanto si me fichan como si me ficho, tendré que marcharme. Si finalmente abro editorial, esta vez no será totalmente física. No vale la pena. Los grandes ya han ocupado todo el sitio y no me gustan los rincones. Además, el libro se encarece mucho. Si la editorial lo vende directamente (vía web), el precio se divide por tres.

¿Decía que me iba? Pues no he terminado. No me gustan las sinopsis. Ni las reseñas. Ni las entrevistas. Sobre todo porque: no son imparciales: algo turbio-turbio hay ahí. Tampoco me gusta el amiguismo, ni el nepotismo, ni el favoritismo. Conclusión: si abro editorial, me quedaré sin amigos.

La verdad, podría seguir y seguir y ¡seguir!, pero ya seguiremos en la zona de comentarios (si recibo alguno).

El desenlace: próximamente en esta pantalla.

 

 

Imagen extraída de:

http://www.quieremebien.es/jovenes-logrono/03/carta-de-despedida-gabriel-garcia-marquez/

 

Anuncios

Acerca de plsalvador

Aspirante a pensador (2ª acepción)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a EL ÚLTIMO ARTÍCULO

  1. Sol dijo:

    Según parece el buen criterio, la calidad y la integridad están reñidos con lo económicamente rentable. Las editoriales publican, y publicitan, gran cantidad de basura y se quejan de no vender. No se dan cuenta de que un libro bueno se desea conservar para siempre y se regala uno nuevo antes que prestar el propio, sin embargo de las bazofias uno se deshace cuanto antes, para aprovechar su hueco en la estantería.
    Espero el desenlace, aunque sea sin amiguismos.
    Besos: Sol.

    • plsalvador dijo:

      Pues mira, (yo) conservo bastantes bazofias (de esas): podría donarlas a una biblioteca o a una librería, pero tan malo no soy…; tendré que tirarlas al contenedor de papel… Bien, Sol, si finalmente nace una nueva editorial, te aseguro que será íntegra; modestísima e integérrima. Y contará con una web interactiva.

  2. andros dijo:

    los libros están caros y la mayoría son mediocres
    y a mí tampoco me gustan las sinopsis y demás
    por eso volveré a ver si abres editorial
    y el precio se divide por tres

    publicarías poesía?

  3. Noa dijo:

    Qué lástima de mundo editorial. Y no solo en las letras. Que son palabras escritas y palabras perdidas. Que algo bueno es algo escondido. Y eso si está, que sino, busca que te busca, a ver si das con un pobre hombre que intentó hacerse un hueco entre tantos “errores”. Al final solo nos quedarán las palmaditas de otros escritores en la espalda. Y sus abrazos.
    Uno para ti. Ánimos y fuerza!

    • plsalvador dijo:

      Realmente estoy muy animado. Casi deseando que me rechacen las cuatro novelas. Para empezar con la editorial. Lo que me pregunto es: «¿Encontraré autores/as tan geniales como desinteresados/as?». Porque (yo), hoy por hoy, cedería gustosamente los derechos para una primera edición a cambio de una caja de ejemplares. Por eso me pregunto (otra vez [por si alguien no lo había entendido]): «¿Estoy solo o hay más autores/as que piensan así?».

  4. margarita dijo:

    Agentes literarios: dicho así, la primera imagen que acude a mi mente es la del agente inmobiliario, la del agente de bolsa… a fin de cuentas asuntos de “mercado”. Ah, esta cabeza mía… Muchos agentes se parten el lomo trabajando -eso es verdad, me digo- , intentando enmascarar ese piso que es un zulo, haciendo que inviertas tu ahorros en imposibles o fraudulentas empresas. Ingénuamente uno puede pensar que el agente literario tiene un criterio firme, que es insobornable, incorruptible. Utopía. El agente literario, como el inmobiliario o el de bolsa, se parte el lomo intentando ensalzar aquello que se asemeja al perfil de lo que la gran editorial dicta. Que también en la literatura, como en el verstir, se “dicta” la moda. Y ay de ti si tu novela no encaja en esta, o si el mercado está ya “a reventar” de historia, amor, sexo, o aventura policiaca. Ay de ti si, aun siendo tu obra buena, resulta que… “ahora no toca”. Pero ese, ciertamente, ya es otro tema.

    Abrazón
    Si eres capaz de igualar los márgenes te suplico que lo hagas: por el bien de la vista de los visitantes y, para qué engañarnos, por el de la mía propia.

    No pongas las botas a los reyes, con los zapatos ya vale, recuerda que las necesitas para “morir con ellas puestas…”

    • plsalvador dijo:

      Muy bueno lo de las botas: a lo mejor, en vez de morir, renazco con ellas puestas.
      Si te refieres al margen derecho de las entradas y los comentarios (en el blog), no puedo hacer nada, el diseño es así y no se puede justificar la alineación.

      • margarita dijo:

        El de los comentarios, a ese margen me refería, Salva, que salen que parecen la versión en verso, ja,ja… Probaré a escribirlos en world y pegarlos después a ver si así se puede. Pero viendo que salen así, que es por mi abundancia -o mi ya conocida no sínteis- y no por mi propia torpeza me quedo más tranquila, que no contenta, ja,ja…

        “La escritora” me ha enseñado una foto tuya con dos fans que te hicieron reabrir porque querían comprar los discos de Prlýmbux. ¿Es, o no es eso comenzar bien el año? Cuánto me alegro. Sí, sin duda: lo mejor está por llegar.

        Abracete

      • plsalvador dijo:

        Prolýmbux, por alguna extraña razón, despierta bien indiferencia, bien pasión. O gustamos mucho o nada. Y no es la primera vez que un prolýmbico compra varios discos para regalar. Sí. Me gusta el rollo underground de Prolýmbux.

  5. Carlos.Caro dijo:

    En realidad, estoy sorprendido. Nunca pensé que fuera taaan importante ser editado en físico (como tu lo llamas). Ahora lo pienso y no, sigo sin entenderlo. Quizás nuestras miradas, que yo pensaba similares, no lo sean. Suerte pl, en linea tienes un amigo al que no perderás. Un abrazo

    • plsalvador dijo:

      Bueno, para mí lo importante es contar con una editorial que divulgue mi trabajo. No me importa que la publicación sea modesta, pero debe contener algunos ejemplares en papel. Será porque (yo) solo leo obras largas en papel….

  6. Un deseo para este año, plsalvador…; no te rindas (aunque te parezca que sea sólo “para morir en la orilla”). Nunca se sabe. Las cosas que merecen la pena siempre se hacen esperar (a veces lustros o décadas).
    Ánimos y un abrazo.

    • plsalvador dijo:

      Me encantaría morir en la orilla. No hay nada como la orilla. Pero si abro editorial, no lo consideraré una rendición. Sinceramente, no veo al enemigo por ningún lado. Lo único que hay al otro lado es un hombre de negocios que no ve cómo puede ganar dinero conmigo. Quería pasar al otro lado, y ahora no sé si existe (tal como lo imagine). Vale, quizás ese otro lado (que imagine) es una minúscula isla perdida en un océano cenagoso. Joder (con perdón), ¿y si no la encuentro?… Fácil: ¡la erijo!

  7. Lavanda dijo:

    Resumiendo: si quieres que algo se haga bien, hazlo tú mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s