RESEÑAS

Königsberg foto

Si la vida es el gran guiñol, Königsberg es la caricatura de este pequeño-gran guiñol nuestro (de cada día). Es esta una novela de doble (o triple) lectura, no en un sentido bilingüe o plurilingüe sino en el más literal de leer dos (o tres) veces el mismo texto con el fin de percibir dos (o tres) lecturas semejantes aunque diferentes.

Königsberg bromea con nuestras miserias, nos las presenta rebozadas con puré de remolacha y regadas con Coca-Cola caliente. No es lectura para pipiolos y menos aún para lectores xantofóbicos. Si Königsberg fuera una especialidad gastronómica, el camarero debería indicar «que entra bien-bien pero no sale con facilidad».

http://www.editorialpezdeplata.com/tienda.html

 

medrano

Si la Literatura puede ser exquisita (o debe serlo), Diego Medrano alcanza el objetivo en unos tiempos peores que él adoquina con metaliteratura de la buena. «Escribir es siempre inmoral», nos dice un Leopoldo M. Panero metido a prologuista, pero (yo), en calidad de lector, interpreto que las inmoralidades vertidas en este libro son absolutamente catárticas. «Dejemos el pesimismo para tiempos mejores» tiene el sabor de ese vicio perfecto que al principio amarga un poco y después es pura miel.

http://www.editorialpezdeplata.com/tienda.html

 

paraisos

Iosi  Havilio se transforma en mujer, en madre. Paraísos no contiene florituras ni sutilezas ni aliños literarios (de ningún tipo). El escritor se desvanece antes de empezar a escribir, desaparece, rompe su pluma y se desdobla (olvidando [enteramente] al elemento primigenio).

Y hecho mujer, nos habla con naturalidad describiéndonos la vida que se abre ante ella, su vida. Es consciente de que anda errada, pero no sabe cómo escapar del laberinto que ella misma se construye día a día. Sin embargo, acepta su precaria situación mientras ¿espera? desapasionadamente un golpe de suerte casi impensado.

Al principio puede parecer una mujer simple que no consigue salirse del camino que se abre ante ella, pero finalmente descubrimos que es ―simplemente― humana.  Paraísosincita a la reflexión. ¿Quién, en algún momento, no se ha dejado atrapar por un destino que suponía propio, privativo, inexorable?

«No me puedo sacar de la cabeza: Existe alguien que vive dentro mío como si yo fuese su casa.»

Puedes leer las primeras páginas en:

http://caballodetroya.megustaescribir.com/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s